Una reciente investigación liderada por ONGAWA, y en la que han colaborado la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Loyola, aporta evidencia sobre esta intuición: la experiencia de voluntariado mejora la compresión de la realidad y estimula el desarrollo de actitudes y valores imprescindibles para su transformación.