tanz7_0353COMPDecía Ban Ki-Moon, Secretario General de las Naciones Unidas, el 25 de Mayo de 2015, que cada año, el Día de África nos da la oportunidad de celebrar los logros del continente y también reflexionar sobre sus problemas.

Desde ONGAWA queremos celebrar y reflexionar sobre los avances en materia del Derecho Humano al Saneamiento, reconocido por Naciones Unidas desde 2010, durante el período marcado por los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Y queremos hacerlo porque tener este derecho garantizado es una pieza clave para avanzar en la consecución de otros derechos, como el derecho a la educación, a la salud y la igualdad de género. Para ello, tomando datos e información del último informe del Joint Monitoring Programme (JMP), una iniciativa liderada por UNICEF y OMS:

  • Celebramos que 2.100 millones de personas, casi un tercio de la población mundial actual, ha accedido a instalaciones de saneamiento mejoradas desde 1990 a 2015. Sin embargo, la  cobertura y las tasas de progreso han sido muy diferentes según las regiones. Desde 1990, el 50% de la población de Asia occidental y el 41% de la de África del Norte se han beneficiado de este acceso. En cambio, menos del 20% de la población actual de África subsahariana ha obtenido acceso a instalaciones de saneamiento mejorado.  Una amplia mayoría de los 47 países en los que menos del 50% de la población utiliza una instalación de saneamiento mejorada se concentran en África Subsahariana.
  • Celebramos que las tasas de defecación al aire libre han bajado constantemente desde 1990 y se calcula que menos de 1.000 millones de personas (946 millones) la practican actualmente en todo el mundo. Casi una cuarta parte vive en África Subsahariana. Sin embargo, estos avances no van a la par con el crecimiento demográfico de la población por lo que durante el mismo período aumentó el número de personas que defecan al aire libre en África subsahariana. Desde 1990, la población de África subsahariana prácticamente se ha duplicado (un 94%), pero solo el 36% de la población adicional pudo acceder a un sistema de saneamiento mejorado. Recordamos que cada dos minutos y medio muere un niño a consecuencia de enfermedades ligadas con la práctica de la defecación al aire libre.
  • Celebramos que las disparidades en el acceso a saneamiento mejorado entre los medios rural y urbano han disminuido durante el período de los ODM.  Sin embargo, la cobertura del saneamiento en las zonas rurales continúa a la zaga de las regiones urbanas.  A nivel mundial la tasa de cobertura  del saneamiento es del 82% de la población en el ámbito urbano y del 51% en el rural. De los 2.100 millones de personas que se han beneficiado de servicios de saneamiento mejorados desde 1990, 7 de cada 10 viven en zonas urbanas. Por su parte, en África subsahariana tan sólo el 40% de la población urbana tiene actualmente acceso mejorado a saneamiento, y aún menos en el ámbito rural, un 23% de la población.

Por tanto, podemos finalizar concluyendo que los grandes retos del desarrollo en general y del acceso al saneamiento en particular, siguen estando en África y que aunque hay mucho que celebrar aún queda mucho más por hacer.